Explorando nuevas formas de colaboración y trabajo en red

TOP

agosto 2016

A Eugenio Moliní le conocí allá por junio de 2010, en un encuentro de consultores artesanos que celebramos en Girona. Después le seguí por su blog y tuvimos intercambios esporádicos para hablar de colaboración en red y sobre todo, de “gestión del cambio”, que es su principal área de trabajo. Su enfoque de la consultoría siempre me atrajo por ser distinto al mío. Veo en él cosas que no soy capaz de hacer yo, y sé que acercarse con curiosidad a lo diferente (incluso a la discrepancia) es fundamental para crecer en cualquier profesión. En su libro “Participación genuina” (2012), , descargable de forma gratuita, propone una metodología ordenada sobre “cómo decidir, trabajar y pensar juntos”. Me parece una obra muy recomendable. Solo la Bibliografía es una joya. La curación es impecable y demuestra experiencia. Son 31 referencias muy bien comentadas, que dan muchas pistas. Moliní es partidario de la emergencia. El control es solo una ilusión. Sus nuevos desafíos son trabajar en contextos menos estructurados a los de una organización típica, donde el “propietario de la tarea” o promotor del cambio tiene que trabajar con actores que son autónomos, dentro de un sistema en el que tienen poca autoridad y cargado de dilemas. Los llama “sistemas difusos” para diferenciarlos de las organizaciones donde hay límites claros y jerarquías bien definidas. Un ejemplo de esto podrían ser los procesos de participación ciudadana que tanto me interesan. Tuvimos una larga conversación por hangouts que, lógicamente, no cabría en un post. Aquí te dejo un resumen de ella, a ver qué te parece: Lo colectivo, lo individual y la autonomía: La palabra que Moliní probablemente más repite es “autonomía”, para poder trabajar en libertad y en paz consigo mismo, porque insiste: “Las personas cambian intencionalmente cuando quieren, y cualquier intento de forzarlas a cambiar despierta resistencias”. Le gusta distinguir entre “individuación” e “individualismo”. El primero es, para él, una expresión de autonomía, y el segundo sólo de egoísmo. Actuar con autonomía no significa necesariamente de forma egoísta porque combina dosis de egoísmo y de altruismo. Es un dilema que se da dentro de los individuos y la autonomía radica en que las personas se sientan libres de gestionar ese dilema sin intromisiones. Por eso Moliní reconoce que “apoyar y facilitar la individuación de la humanidad” es una prioridad en su agenda. Creí entender en su momento que Moliní es de la escuela de el-colectivo-siempre-va-en-detrimento-del-individuo, porque su argumentario va habitualmente

Los sistemas de filtrado colaborativo en plataformas digitales usan distintos mecanismos para la recomendación y jerarquización de contenidos. Este post cita y compara los más frecuentes